inicio > catálogo de obra > música vocal > obras para voz acompañada > Tres Poemas cantados

Tres poemas cantados (Sobre textos de Federico García Lorca)

Para Voz y Piano


Comentario
Textos


Comentario


La poesía de Federico García Lorca ha atraido en gran número de ocasiones a los compositores, tanto españoles como extranjeros, como punto de partida para la creación de obras musicales que abarcan desde el "lied" a la ópera. Ello no es sólo de justicia hacia uno de los mejores poetas de este siglo, sino que se debe en gran medida a los tantos y tan variados aspectos musicales que impregnan su poesía, con los que cada compositor puede identificarse según su actitud estética: desde lo popular a lo culto, desde lo rítmico a lo lírico, o desde lo sensual a lo dramático, no hay una línea en toda la poesía lorquiana que no admita su traducción al pentagrama, proporcionando un magnífico soporte al discurso musical, garantizando al mismo una sólida estructura formal.
Para estos Tres Poemas cantados seleccioné tres textos, procurando buscar ese contraste entre los mismos que siempre es deseable para un tríptico de canciones. Así, el primer poema es la Berceuse al espejo dormido, de la Suite de los espejos, en la que el mensaje de sosiego ante lo amenazante de la canción de cuna va arropado por un tratamiento pianístico en el que un diseño de muy pocas notas es repetido de forma obsesiva, casi hipnótica, en el registro agudo del instrumento.
El segundo poema, Saeta, procede del Poema del cante jondo, y está concebido para la voz sola, con dos muy breves intervenciones del piano. El predominio del registro grave le confiere un cierto aire dramático, del que la melodía intenta escapar progresando hacia el agudo. Dicho último registro se alcanza por dos momentos -"¡Miradlo por dónde viene!" y "¡Miradlo por dónde va!"-, que no son sino sendas citas de una saeta popular incrustadas en el poema de Lorca. Como quiera que el texto completo de dicha saeta se cita asimismo en el poema de José Muñoz Sanromán que sirve de base al movimiento titulado Semana Santa, del Canto a Sevilla de Joaquín Turina, no he podido resistir la tentación de lanzar un cariñoso "guiño" a mi ilustre antepasado y hacer aparecer, a modo de ráfaga, el fragmento de esa obra en que se canta dicha cita.
La obra se cierra con el poema titulado Paisaje con dos tumbas y un perro asirio, procedente de Poeta en Nueva York. Se trata de un complejísimo texto, como todos los que forman dicha colección de poemas, en el que sin solución de continuidad se suceden una serie de imágenes oníricas aparentemente inconexas, propias de la estética surrealista más exacerbada. La música, si bien se ve forzada a ir de la mano del texto, tiende a emparentar sus diferentes secciones a través del empleo de un material temático recurrente, lo que intenta evitar una peligrosa dispersión formal.
Estos Tres Poemas cantados, compuestos en Madrid a lo largo del mes de octubre de 1993, fueron estrenados el 19 de enero de 1994 en Barcelona, por María José Montiel y Miguel Zanetti, dentro de un concierto integrado por obras para voz y piano basadas en textos de Federico García Lorca, a cuya memoria están dedicados.

José Luis Turina
Madrid, enero de 1995



Textos


I

Berceuse al espejo dormido (de la Suite de los espejos)

Duerme.
No temas la mirada
errante.
Duerme.

Ni la mariposa,
ni la palabra,
ni el rayo furtivo
de la cerradura
te herirán.
Duerme.

Como mi corazón,
así tú,
espejo mío.
Jardín donde el amor
me espera.

Duérmete sin cuidado,
pero despierta,
cuando se muera el último
beso de mis labios.


II

Saeta (del Poema del Cante jondo)

Cristo moreno
pasa
del lirio de Judea
a clavel de España.

¡Miradlo por dónde viene!

De España.
Cielo limpio y oscuro,
tierra tostada,
y cauces donde corre
muy lenta el agua.
Cristo moreno,
con las guedejas quemadas
los pómulos salientes
y las pupilas blancas.

¡Miradlo por dónde va!



III

Paisaje con dos tumbas y un perro asirio (de Poeta en Nueva York)

Amigo,
levántate para que oigas aullar
al perro asirio.
Las tres ninfas del cáncer han estado bailando,
hijo mío.
Trajeron unas montañas de lacre rojo
y unas sábanas duras donde estaba el cáncer dormido.
El caballo tenía un ojo en el cuello
y la luna estaba en un cielo tan frío
que tuvo que desgarrarse su monte de Venus
y ahogar en sangre y ceniza los cementerios antiguos.

Amigo,
despierta, que los montes todavía no respiran
y las hierbas de mi corazón están en otro sitio.
No importa que estés lleno de agua de mar.
Yo amé mucho tiempo a un niño
que tenía una plumilla en la lengua
y vivimos cien años dentro de un cuchillo.
Despierta. Calla. Escucha. Incorpórate un poco.
El aullido
es una larga lengua morada que deja
hormigas de espanto y licor de lirios.
Ya viene hacia la roca. ¡No alargues tus raíces!
Se acerca. Gime. No solloces en sueños, amigo.

¡Amigo!
Levántate para que oigas aullar
al perro asirio.


Enlace YouTube:
I. Berceuse del espejo dormido
II. Saeta
III. Paisaje con dos tumbas y un perro asirio