inicio > catálogo de obra > instrumentos a solo > otros > Punto de Órgano

Punto de Órgano

Para Órgano


Con el nombre de "punto de órgano" (o, mejor, point d'orgue, pues es sin duda la locución francesa la más divulgada y empleada internacionalmente) se designan tres diferentes hechos musicales que, aun gozando de cierta autonomía per se, se hallan indudablemente relacionados y deben probablemente su origen a un mismo factor, del que progresivamente fueron disgregándose: Así, y en primer lugar, se designa en francés a lo que en castellano llamamos "calderón" (o signo que, colocado encima o debajo de una nota, prolonga indefinidamente su duración e interrumpe momentáneamente su pulso); en segundo lugar, se designa así a la llamada "nota pedal", cuyo origen, con el nombre de "punctus organicus", habría que situar en los organa (tipo de composición de una primera etapa de la polifonía que, en los siglos XII y XIII se caracterizaba por estar constituida por largos fragmentos de música en valores breves, sobre sucesiones de valores extremadamente largos del tenor litúrgico que servía de base). Por último, una acepción más reciente del point d'orgue, muy relacionada con la primera, es la de la "cadenza" o "fermata" que los intérpretes improvisaban en aquellos puntos de la composición marcados por el signo del "calderón" arriba mencionado.
Como se verá, en ninguna de estas tres acepciones corrientes se hace referencia alguna al instrumento órgano en sí. Mi deseo al escribir Punto de Órgano, compuesta en 1990 por encargo del INAEM para ser estrenada en la inauguración del órgano de la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música de Madrid, fue el de dar cita a los tres significados –distintos, pero no distantes- del término en una breve pieza para órgano, gracias a la inocente pero eficaz plurivocidad que la locución proporcionaba. Pieza breve, de alrededor de diez minutos de duración, pero no por ello fácil para el intérprete, ni mucho menos tampoco para el oyente –a causa de una considerable complejidad formal, algo aligerada por la presencia recurrente de diversos elementos-, aunque confío en que estas breves notas contribuyan a una cierta ayuda en la audición. Naturalmente, las tres acepciones básicas del "punto de órgano" arriba referidas son las protagonistas de la pieza –notas y sonoridades sostenidas, fermatas, pedales de todo tipo...-, para cuya ejecución, por otra parte, se hace necesaria una cuidada y difícil registración, con el fin de obtener la mayor riqueza tímbrica y dinámica del instrumento, que hubiera sido imposible sin el espléndido savoir faire de Presentación Ríos, dedicataria de la obra, y a la que considero co-autora de la misma en ese sentido, y a cuyo cargo corrió su estreno, en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música de Madrid, el 7 de enero de 1991.

José Luis Turina