inicio > catálogo de obra > cámara y conjuntos > obras para dos instrumentos > PasoDoppio

PasoDoppio

Para Clarinete y Violoncello


Vaya por delante mi más cordial felicitación a Carmelo Bernaola en su 70 aniversario, así como mi más sincera enhorabuena a la Quincena Musical de San Sebastián por haber tenido la feliz idea de celebrarlo con un concierto-homenaje integrado por obras compuestas por alumnos suyos, entre los que tengo el honor de contarme. Y como, entre otras cosas, aprendí de sus lecciones que la música carecería de sentido si no estuviera cargada de referencias, ¿qué mejor manera de participar en este acto que con una obra en la que se dieran cita desde procedimientos aprendidos del maestro, reconocibles únicamente desde un punto de vista técnico, hasta aspectos formales y gestos externos, en los que la personalidad y la figura de Bernaola fuera mucho más directamente apreciable?
PasoDoppio quiere reunir todo ello en una breve composición de poco más de cinco minutos de duración. Desde el protagonismo exclusivo del clarinete (1) hasta la elección del título (2), pasando por el rigor en la utilización del material interválico (3), Pasodoppio no pretende otra cosa que servir de la forma más entrañable y menos trascendente posible (4) a este homenaje, tan justo como merecido, que la Quincena Musical de San Sebastián brinda a Carmelo Bernaola.

José Luis Turina,
Madrid, 1999

Notas: (1) PasoDoppio es prácticamente un movimiento de concierto para clarinete solista y orquesta “simbólica”, representada únicamente por un violoncello. (2) No creo que nadie ignore la predilección de Bernaola por el pasodoble; su denominación en italiano no es más que un guiño hacia el afecto que compartimos hacia una lengua, un país y una cultura que nos es especialmente querida y conocida. (3) Lo que me ha ayudado a evocar, durante el tiempo que ha durado su composición y no sin cierta nostalgia, momentos especialmente gratos de la época de su aprendizaje en los cursos de verano Granada y de Santiago de Compostela. (4) Como cuando el pasodoble, que llega y desaparece como una ráfaga, muda su castizo 2/4 por un más que vasco 5/8.