home > list of works > solo music > others > En volandas

En Volandas

Para Violoncello solo


En Volandas fue compuesta entre el 17 y el 28 de mayo de 1982, al final de mi primer curso de estancia en Cuenca, de cuyo Conservatorio profesional de música fui Secretario y profesor de Armonía, Contrapunto y Fuga, Composición e Historia de la música entre 1981 y 1985.
El título procede del primer verso de un poema de Federico Muelas dedicado a Cuenca. El poema empieza así:

Cuenca, en volandas de celestes prados
de peldaño en peldaño fugitiva.
Gallarda entraña de cristal que azores
en piedra guardan, mientras plisa el viento
de tu chopo el audaz escalofrío.
¡Cuenca, cristalizada en mis amores!
Hilván dorado al aire del lamento.
Cuenca, cierta y soñada, en cielo y río.


La obra fue compuesta a petición del violoncellista Arturo Muruzábal, con el que coincidí siendo estudiantes en el Conservatorio de Madrid a finales de los 70. A comienzos de los 80 Arturo estaba estudiando el grado superior de cello en la Hochschule de Freiburg, y para su examen de final de carrera necesitaba que el programa presentado incluyera una obra contemporánea para violoncello solo. Le apetecía tocar una obra compuesta especialmente para esa ocasión, y me preguntó que si me apetecía escribirla. Le dije que sí y me puse a la tarea en la primavera de 1982. Ni que decir tiene que aprobó el examen con la calificación más alta.
Luego la obra durmió un largo letargo hasta que el cellista Angel Luis Quintana reparó en ella y comenzó a trabajarla con sus alumnos del Conservatorio Superior de Música de Zaragoza, en donde está siendo muy tocada en los últimos años.
En volandas pretende ayudar al intérprete a demostrar sus cualidades técnicas y musicales. Abundan las dificultades y los pasajes virtuosísticos, de mucho lucimiento para el solista, pero eso no es obstáculo para que aparezcan zonas de gran expresividad, en que se precisa un buen y sonoro cantabile, delicado unas veces y dramático otras. La obra es muy flexible y deja mucha libertad al intérprete para resolver con la interpretación algunos aspectos que la partitura deja en cierto modo abiertos (la pieza no está compaseada para permitir que un rubato general facilite mostrar claramente la estructura formal general y sobre todo las relaciones formales más pequeñas.)
La estructura formal es un claro rondó, en el que el pasaje prestissimo possibile hace las veces de estribillo recurrente, y entre cuyas intervenciones se sitúan las coplas, cada una de ellas con su personalidad diferenciada y su característica tímbrica (la primera se basa en el trémolo sul ponticello , la segunda en los pizzicati, y la tercera en el pasaje legato y muy expresivo que precede al brillante final.
Por último, el material armónico y melódico gira alrededor de la interválica que en aquellos años ocupaba la mayor parte de mi interés (los tritonos, las segundas y las séptimas aparecen estadísticamente con mayor frecuencia que otros intervalos). En 1982, año de composición de la obra, hacía relativamente poco que había finalizado mi aprendizaje con Carmelo Bernaola, que era un devoto de la composición interválica (es decir, usar casi exclusivamente un número predeterminado y muy reducido de intervalos, para garantizar la coherencia armónica y melódica de la pieza. Es una forma de controlar la atonalidad sin recurrir a series dodecafónicas y otro tipo de procedimientos más engorrosos e incómodos de trabajar).
En 2008 En volandas fue grabada por el violoncellista Fernando Arias, y publicada en el CD correspondiente al curso 2007-2008 de la Escuela Superior de Música "Reina Sofía" de Madrid.

José Luis Turina