home > list of works > chamber & ensembles > two instruments > Variaciones sobre un tema de Prokofiev

Variaciones sobre un tema de Prokofiev

Para Fagot y Piano


El gusto de mis hijos por Pedro y el lobo, de Sergei Prokofiev, y las repetidas audiciones de la obra a la que me sometieron largamente durante su infancia, acabaron por influir de forma directa sobre mi música de aquellos años, cuyos ecos pueden apreciarse incluso en las obras más recientes. El celebérrimo "Tema del Gato" está presente en varias de mis obras (como la Glosa a dos voces sobre un cantus firmus, de la Siete piezas para piano, de 1987, la Catdenza para clarinete solo, de 2003, y la música para la película muda de Segundo de Chomón El gato con botas, dentro de la obra Tour de Manivelle, escrita para el concierto-proyección del Teatro de la Zarzuela de 2008), y entre los varios proyectos para el futuro -que no acaban de materializarse por la necesidad de atender a compromisos más urgentes- está la de componer un ciclo de variaciones sobre temas procedentes de Pedro y el lobo, para flauta y piano, oboe y piano, clarinete y piano, y fagot y piano, basados respectivamente en los temas del Pájaro, el Pato, el Gato y el Abuelo.
Esta idea data de 1986, y surge precisamente a partir de la que con el tiempo habrá de ser la última del ciclo, las Variaciones sobre un tema de Prokofiev para fagot y piano. La obra se estructura dentro de un plan formal clásico de un tema seguido de seis variaciones, en las que tienen cabida las distintas posibilidades técnicas y expresivas del instrumento, en una alternancia entre el carácter lírico y el scherzante. Una majestuosa coda, en la que se reexpone el tema del Abuelo en canon entre ambos instrumentos, pone fin a la obra.
Las Variaciones sobre un tema de Prokofiev fueron escritas en mayo de 1986 y estrenadas en febrero de 1987 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, por el fagotista Marco Caratto y el pianista Sebastián Mariné, y están dedicadas por partida doble a sus dos principales instigadores: el fagotista Rudesindo Fernández Soutelo y mi hijo Luis, que por entonces contaba con tres años de edad.

José Luis Turina
Madrid, julio de 2008