home > list of works > orchestral music > soloists & orchestra > Cuatro sonetos de Shakespeare

Cuatro sonetos de Shakespeare

Para Sopranista (o Soprano) y Orquesta


En el otoño de 1996 se estrenó mi obra La Raya en el Agua, compuesta por encargo del Círculo de Bellas Artes de Madrid para el solemne acto de reapertura de su Sala Fernando de Rojas, cerrada durante muchos años para ser sometida a una profunda reestructuración. En dicho estreno -realizado con pocos medios materiales, pero con grandes recursos artísticos, suiministrados por la calidad intrínseca de todos los intérpretes- tuve la fortunaa de colaborar por primera vez con el sopranista Flavio Oliver, cuyas dotes musicales y teatrales me sorprendieron una y otra vez. Pensando en su voz y en sus posibilidades compuse a los pocos meses el papel de Pasamonte de mi ópera D.Q. (Don Quijote en Barcelona), estrenada en octubre del año 2000 en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, en una deslumbrante puesta en escena de La Fura dels Baus.
Con todo ello fue cobrando forma una idea que desde hacía algunos años me rondaba por la cabeza, consistente en escribir una pieza para voz y conjunto de cámara en torno a algunos de los sonetos de William Shakespeare. El carácter marcadamente ambiguo –desde el punto de vista sexual, se entiende- de los mismos se me antojaba idóneo para que fueron cantados por una voz igualmente ambigua, claramente de soprano pero emitida por un hombre, con lo que ello comporta necesariamente de irrealidad y de sexualidad equívoca. Y cuando después de las colaboraciones antes citadas con Flavio Oliver se me brindó, por parte de la Orquesta Sinfónica "Arbós", el ofrecimiento de escribir una obra sinfónica con o sin solistas entendí que todas las circunstancias resultaban favorables para llevar a cabo mi proyecto en torno a los sonetos de Shakespeare, pero cambiando el planteamiento camerístico inicial por el sinfónico que hoy sube a los atriles por primera vez. Con esta obra, por otra parte, se completa un capítulo de mi catálogo en el que hace tiempo me encuentro enfrascado (el relativo a la música vocal, y con ello a las siempre difíciles y complejas relaciones entre música y palabra), con este primer ciclo de lieder para voz y orquesta.
La elección de los sonetos constituyó una labor difícil, aunque altamente gratificante, buescando en ellos diferentes contrastes que garantizaran variedad en su musicalización. Así, el número XL (Take all my loves, my love, yea take them all... ) se abre ya con una introducción orquestal en que en muy pocos compases se pasa por una rápida sucesión de climas sonoros y estilísticos, en una a modo de declaración general de los principios estéticos que van a inspirar el conjunto de la obra. El lirismo de este primer soneto da paso al carácter scherzante del segundo, el CXXX (My mistress´eyes are nothing like the sun... ), con frecuentes momentos cómicos y burlescos. El último movimiento aúna y entrelaza los dos sonetos restantes, el CXXIX (Th’ expense of spirit in a vaste of shame... ) y el XXVI (Lord of my love, to whom in vassalage... ), en un intento de síntesis de contrastes líricos y violentos, producto de la fusión imposible de ambos textos en uno solo.
Los Cuatro Sonetos de Shakespeare fueron escritos entre noviembre de 2001 y marzo de 2002, y están dedicados a la Orquesta Sinfónica de Madrid.

José Luis Turina
Madrid, febrero de 2003

Textos

XL

Take all my loves, my love, yea take them all:
what hast thou then more than thou hadst before?
No love, my love, that thou mayst true love call;
all mine was thine before thou hadst this more.

Then if for my love thou my love receivest,
I cannot blame thee for my love thou usest;
but yet be blamed if thou thyself deceivest
by willful taste of what thyself refusest.

I do forgive thy robb’ry, gentle thief,
although thou steal thee all my poverty;
and yet, love knows, it is a greater grief
to bear love’s wrong than hate’s known injury.

Lascivious grace, in whom all ill well shows,
kill me with spites: yet we must not be foes.


Ten todos mis amores, amor mío, ten:
y bien, ¿qué tienes más que antes no tuvieras?
Ningún amor, amor, que sea amor de veras;
todo el mío, sin eso, tuyo era también.

Pues si por el amor mío mi amor me arrebatas,
no puedo reprocharte en cuanto mi amor usas;
mas caiga en ti reproche si tú te abaratas
gozando por capricho lo que tú rehúsas.

Te perdono, gentil ladrón, tu bandidaje
(aunque en él tú te robas toda mi penuria),
y eso que —amor lo sabe— duele más ultraje
de amor que no de odio conocida injuria.

Hermosura lasciva
en quien cualquier delito son donaires,
mátame ya a desaires:
no he de ser tu enemigo mientras viva.




CXXX

My mistress’ eyes are nothing like the sun;
coral is far more red than her lips red;
if snow be white, why then her breasts are dun;
if hairs be wires, black wires grow on her head.
I have seen roses damasked, red and white,
but no such roses see I in her cheeks;
and in some perfumes there is more delight
than in the breath that from my mistress reeks.

I love to hear speak, yet well I know
that music hath a far more pleasing sound.
I grant I never saw a goddess go:
my mistress when she walks treads on the ground.

And yet, by heaven, I think my love as rare
as any she belied with false compare.


Los ojos de mi dama brillan mucho menos
que el sol; más que sus labios roja es la cereza;
¿la nieve es blanca?: pues sus pechos son morenos;
y si hebras son, son negras las de su cabeza.

Rosas he visto rojas, blancas, escarlatas,
mas tales rosas su mejilla no me enseña;
y hay en ciertos perfumes delicias más gratas
que en el aliento que se exhala de mi dueña.

Me gusta oírla hablar, y empero, bien conozco
que la música suena más cerca del cielo;
nunca a una diosa he visto andar — lo reconozco:
mi dama cuando anda pisa sobre el suelo.

Y sin embargo, a fe, mi amor por tanto cuenta
como otra que con falsos símiles se mienta.




CXXIX/XXVI

Th’ expense of spirit in a waste of shame
is lust in action; and, till action, lust
is perjured, murd’rous, bloody, full of blame,
savage, extreme, rude, cruel, not to trust;

Lord of my love, to whom in vassalage
thy merit hath my duty strongly knit,
to thee I send this written ambassage,
to witness duty, not to show my wit;


enjoyed no sooner but despised straight;
past reason hunted, and, no sooner had,
past reason hated, as a swallowed bait
on purpose laid to make the taker mad,

duty so great which wit so poor as mine
may make seem bare, in wanting words to show it;
but that I hope some good conceit of thine
in thy soul’s thought, all naked, will bestow it.


mad in pursuit, and in possession so,
had, having, and in quest to have, extreme;
a bliss in proof, and proved, a very woe;
before, a joy proposed; behind, a dream.

Till whatsoever star that guides my moving
points on me graciously with fair aspect
and puts apparel on my tottered loving
to show me worthy of thy sweet respect —


All this the world well knows, yet none knows well
to shun the heaven that leads men to this hell.

then may I dare to boast how I do love thee;
till then, not show my head where thou mayst prove me.



Despilfarro de aliento en derroche de afrenta
es lujuria en acción; y hasta la acción, lujuria
es perjura, ultrajante, criminal, sangrienta,
brutal, sin fe, extremosa, presa de su furia;

Tú, señor de mi amor, a quien en vasallaje
mi deber encadena tu merecimiento,
a ti por embajada escribo este mensaje,
que testimonie del deber, no del talento;


disfrutada no más que despreciada presto;
más que es razón buscada, y no bien poseída,
más que es razón odiada, como cebo puesto
adrede a volver loco al que a beber convida,

deber tan grande que a un talento así de pobre
lo hará quedar en seco, a busca de palabras;
salvo que espero que tu alma tú le abras
y él, desnudo, se vista gala que te sobre.


en la demanda loco, loco en posesión,
habido, habiendo y en haber poniendo empeño;
gloria dada a probar; probada, perdición;
antes, gozo entrevisto, y después, un sueño,

Hasta que, la que sea, estrella que me guíe
con clara luz me mire en gracioso signo
y que a mi amor desharrapado lo atavíe
para mostrarme de tu dulce trato digno...


Todo esto el mundo sabe, y nadie sabe modos
de huir de un cielo que a este infierno arroja a todos.

quizá ose ya decir cómo te quiero; mientras,
ni aun asomar a juicio donde tú te encuentras.



William Shakespeare: The Sonnets
Traducción en verso: Agustín García Calvo
(Editorial Anagrama S.A., Barcelona, 1974)

Enlace YouTube



Primera página de los Cuatro Sonetos de Shakespeare