inicio > discography > CD Turina x Turina



















Crítica Doce Notas: Mágica confluencia de talento joven y autóctono en Turina x Turina, por Alba María Yago



Azahar Ensemble: mágica confluencia de talento joven y autóctono en Turina x Turina

Azahar Ensemble. Turina x Turina: Music for Wind Quintet Deutschlandfunk Kultur, 2018. Alba María Yago
02/04/2019


Rindiendo homenaje al compositor sevillano Joaquín Turina (1882 – 1949), Azahar Ensemble nos presentó el pasado mes su primer trabajo discográfico.

Fundado en 2010, este quinteto de viento recoge en su primer CD Turina x Turina, las Variaciones sobre Temas de Turina, del compositor José Luis Turina (compuesta en 2009 y adaptada en 2015 para quinteto de viento), además de las obras adaptadas Sevilla Op. 2, La Oración del Torero Op. 34, las Danzas Gitanas Op. 55 y Mujeres Españolas Op. 73, de Joaquín Turina.
Este disco toma como título el apellido de sus compositores: Joaquin Turina (1882 – 1949) y José Luis Turina (1952). Con este juego de apellidos, Azahar Ensemble da nombre a su primer álbum, que lo integran composiciones arregladas del compositor sevillano y de su respectivo nieto, dispuestas según sus opus, y por tanto, contrastantes continuamente en lenguaje y estilo.
El hecho de haber contado con el apoyo, amistad y asesoramiento de uno de los compositores, hace que el álbum sea un referente para estas piezas. Además, el quinteto ya había interpretado la obra "La Novia del Viento" en el Festival Internacional de Santander en 2015, que el mismo compositor dedicó a la agrupación, muestra de la gran relación que existe entre ellos.
Creado en 2010 y formado bajo la tutela del prestigioso fagotista Sergio Azzolini en Suiza (gracias a la beca otorgada por la Joven Orquesta Nacional de España y Fundación BBVA), el grupo inicia una exitosa carrera, siendo premiados en el "ORPHEUS Swiss Chamber Music Competition" . Tan solo un año más tarde conseguirían el 2º premio en el Concurso de Música "El Primer Palau" , en Barcelona. En 2014, demostrando su gran nivel y virtuosismo, obtienen el 2º premio (primero desierto) y premio del público en el 63º Concurso Internacional del ARD de Múnich, comenzando así una carrera con proyección internacional que los ha llevado a actuar en salas tales como Musikverein de Viena, Philharmonie de Berlín, Prinzregententeather de Múnich, Philharmonaie Essen, Mozarteum Salzburg así como en festivales de la talla del Mozartfest de Würzburg, Festival Internacional de Santander o Festpielhaus Baden–Baden, entre otros.
Esta proyección internacional los lleva en 2016, invitados por el Ensemble Pentaedre, a Montreal (Canadá) para participar en el Festival "Les Journées des Vents". En 2018, vuelven a Canadá, esta vez a la ciudad de Calgary como quinteto residente del concurso internacional "Honens Piano Competition".
Como agrupación camerística han realizado grabaciones para Bayerischer Rundfunk, SWR, Deutschland Radio Kultur, Radio Clásica España, SRF2, France Musique y Catalunya música, así como también a impartir masterclasses en varios conservatorios del panorama nacional.
En primer lugar escuchamos Sevilla Op. 2, Suite con tres movimientos: Bajo los naranjos, El Jueves Santo a media noche y La Feria. Intitulada ‘Suite Pintoresca’ y original para piano, y dedicada al violoncellista y pianista Gaspar Cassadó, el propio compositor la estrenó en su ciudad como intérprete en 1908. Compuesta mientras estudiaba en la "Schola Cantorum" de París –donde es influenciado por el impresionismo francés de Debussy y Ravel–, Turina recibió el consejo del también compositor Isaac Albéniz, sugiriéndole este que dirigiera su mirada de creador hacia el gran caudal de folclore de su tierra. Esto se tradujo en una magistral estilización del folclore de su Andalucía natal. Los diferentes timbres de los instrumentos del quinteto de viento le dan un nuevo toque a los arreglos hechos por el sobrino del propio compositor. Realmente se alcanza un resultado admirable, en el que la formación consigue transmitirnos ese característico toque español a través de sus famosas cadencias andaluzas. Remarcar el acierto de empezar el álbum con Sevilla, que, aprovechando la línea rítmica interpretada con tanto carácter por parte de la fagotista –sobre todo en El Jueves Santo a Media Noche– nos adentra en los ritmos y colores que escucharemos a lo largo de la grabación.
En segundo lugar nos presentan La Oración del Torero Op. 34. Originariamente escrita para cuarteto de laúdes – a petición del Cuarteto Aguilar, destinatario de señaladas obras de varios compositores de la Generación del 27–, y más escuchada en la versión que Bartolomé Pérez Casas hizo para orquesta de cuerdas, el quinteto nos muestra a la perfección un pequeño cuadro pleno de descriptivismo. Los efectos en doble picado por parte de la flauta y el fagot nos recuerdan a los punteados de las cuerdas de una guitarra. La melodía principal interpretada de forma tan elegante por la oboísta, junto con la posterior respuesta del fagot, nos convierte en testigos de la plegaria del torero en la capilla de la plaza, que se funde magistralmente con uno de los pasodobles más refinados jamás escritos.
A continuación nos presentan las Danzas Gitanas serie 2 Op.55 (1930), serie que responde a una de las líneas estéticas características de la música del compositor sevillano: el compromiso entre la geografía y la danza. Dedicadas al pianista José Cubiles, estamos ante un Turina en plena madurez, que escribe cada danza con extrema concisión y aspirando a integrarse en un todo homogéneo, y eso es lo que consigue precisamente Azahar Ensemble con su excelente interpretación.
En la Zambra, con un habitual esquema tripartito danza–copla–danza, hacen una breve introducción en adagio –con acordes sin el tercer grado–, siendo el trompista el encargado de romper este intimismo con su temperamental sonido. Tras las sensuales melodías interpretadas por el fagot, seguimos con la Danza de la Seducción, de gran inventiva melódica, donde la interpretación del quinteto hace que posiblemente sea la danza más fresca y ligera de todas, sin llegar a perder ese toque andaluz que le dan las cadencias y las melodías folclóricas tanto de la flauta como del oboe. Dos sencillos motivos interpretados por el este último y el clarinete, así como su posterior desarrollo a modo de pregunta y respuesta, constituyen la Danza Ritual. Podría decirse que es la danza puramente más rítmica. En Generalife nos encontramos ante un recreo arpegiado entre el oboe y el clarinete, intercalando sus timbres cual juegos de agua de una sencillez milagrosa, lo que nos puede remitir a El Amor Brujo de Falla. Finalmente, con el Sacro–Monte, se hace homenaje al polo y la farruca (junto con Generalife), dejando clara la voluntad de cohesión con que Turina alude a la Zambra inicial en esta última danza.
Por último, escuchamos Mujeres Españolas Op. 73. Se trata de la segunda serie de Mujeres Españolas, en las que Turina retrata de forma muy interesante a cinco mujeres: La Gitana Enamorada, La Florista, La Señorita Que Baila, La Murciana Guapa y La Alegre Sevillana. Con este arreglo para quinteto de viento –originales para piano–, estos retratos resultan aún más encendidos, llenos de gentileza y brío, y consiguen transmitir el espíritu de las protagonistas, formando la base poética de la obra. Con sus diferentes timbres y texturas, la formación consigue llegar a una calidad lírica clave, dando a la obra un valor de atmósfera sin el cual sería imposible comprender esta música, con toques de seguidillas y guajiras, que recuerdan al baile y al bullicio.
En resumen, con esta interpretación, la formación muestra la fuerza del ritmo unida a la cadencia y a la expresión armónica de lo popular andaluz. En definitiva, son pura danza.
Como broche de oro, la grabación, de poco más de una hora, culmina con las Variaciones sobre Temas de Turina. Original para piano a cuatro manos, su compositor la define como "simple divertimento de carácter amable". Fueron compuestas para formar parte de un homenaje–sorpresa para festejar el 90º cumpleaños de su padre, José Luis Turina. Concluyen en una selección de temas hilvanados en la forma clásica de Tema con Variaciones, pero sin ese rigor clásico, en el que no todo el contenido deriva de un único tema.
En la primera variación, Soleares, procedente del Trio con piano Op. 35, el conjunto nos muestra un timbre diferente, más compacto, quizá más maduro y serio, que perdurará durante todas las variaciones. La segunda variación nos recuerda a algo ya escuchado con anterioridad en este álbum: los compases iniciales de La Oración del Torero Op. 34. Lo mismo sucede con la quinta variación, Cantares, que nos recuerda a piezas ya escuchadas, alternándose El Jueves Santo a medianoche, el 2º movimiento de la suite Sevilla Op. 2 y el Poema en forma de canciones Op. 19. Podría decirse que la cuarta variación es la más especial, ya que procede del tema final del 2º cuadro de Navidad Op. 16, y va dedicada precisamente a su padre. Con la última variación volvemos a la danza de nombre Zapateado, proveniente de la tercera de las Tres danzas andaluzas Op. 8.
Finalmente, con una coda que recuerda al tema del Cuarteto con piano inicial, Azahar Ensemble nos muestra en este trabajo su gran versatilidad, complicidad y sensibilidad. Como resultado final: un álbum rico en timbre y homogeneidad, en el que la riqueza expresiva caracteriza una interpretación apasionada a la vez que elegante. Sin duda, un paso más para seguir creciendo en este camino de éxitos.