Instrumentación. Historia y transformación del sonido orquestal

(Crítica al libro del mismo título, de Peter Jost (1), publicada en la revista Doce notas, abril de 2005)


La inquieta y activa editorial Idea Books enriquece su sección de música con un nuevo título que se suma a los ya editados, configurando, junto a Alianza Música, la oferta más importante del actual panorama editorial español en este campo. Junto a ediciones y traducciones originales, Idea Música ha lanzado recientemente títulos de presencia obligada en el mundo de la teoría de la música y su enseñanza, como son la reedición del Tratado de Armonía de Zamacois o algunos libros de Riemann (todos ellos en reproducción facsímil de las ediciones originales de la nunca bien ponderada Editorial Labor, aunque esta procedencia no se cite en esta nueva edición, sin que se sepa bien por qué), o la reproducción de la traducción española de El Estilo y la Idea, de Schöenberg, publicada en 1963 por la Editorial Taurus. El nuevo título al que nos referimos no es otro que el ensayo Instrumentación. Historia y transformación del sonido orquestal), de Peter Jost, publicado en 2004 por Bärenreiter en su versión alemana original.
Y está claro que como ensayo hay que calificarlo, y no como tratado, ya que lo que Jost se propone no es en modo alguno un compendio de procedimientos técnicos, sino la profundización en algunos de los conceptos fundamentales de la evolución de la instrumentación. Tras una larga introducción destinada a separar el grano de la paja, Jost establece la diferencia entre instrumentación (como disposición de los instrumentos que constituyen un elemento por derecho propio de la composición) y orquestación (reinstrumentación de una obra concebida para otra formación instrumental) para, a partir de ahí, centrar su trabajo en la determinación de una serie de conceptos que puedan ser aplicados posteriormente como criterios que permitan valorar el empleo y la evolución de la instrumentación en las distintas épocas y estilos. Resultan particularmente interesantes los relativos a las sonoridades escindida e integrada, así como todos los que se derivan de la aplicación instrumental de los elementos de la composición habitualmente ajenos a la misma (forma, armonía, análisis).
Es una pena que el autor se autolimite al ámbito orquestal, porque con una intención algo más amplia (¿se puede discutir la esencia instrumental de las Sonatas, Partitas y Suites para violín y violoncello de J.S.Bach, por poner un ejemplo elocuente?) el ensayo habría resultado mucho más completo y las conclusiones mucho más generales. Tampoco beneficia la lectura el toque didáctico de las abundantes "propuestas para la reflexión" que salpican del texto, proponiendo cuestiones a veces abstrusas que quedan sin respuesta, así como los muy escasos ejemplos musicales, que obligan a una consulta adicional de partituras, no siempre fácil, para la correcta comprensión del texto. Pero todo ello no es obstáculo para una valoración muy positiva del libro, que goza además de una excelente traducción de Francisco Fernández del Pozo.

(1) de Peter Jost (traducción de Francisco Fernández del Pozo)
Idea Books, S.A., 2005 (sección Idea Música)

José Luis Turina
febrero de 2005