Crucifixus

Para 20 instrumentos de Cuerda y Piano


Crucifixus fue compuesta en un tiempo récord –poco más de tres días- para poder llegar a tiempo de ser presentada a la quinta edición del Concurso de Composición Musical "Trofeo Arpa de Oro" de la Confederación Española de Cajas de Ahorros", que en aquellos años se había convertido en el acontecimiento más importante de la vida musical española en lo relativo a la música contemporánea. Quedó finalista, junto con obras de Claudio Prieto (el ganador), José garcía Román (segundo premio) y Joan Guinjoan, tras su estreno en el Teatro Real de Madrid, el 30 de enero de 1979, interpretada por un conjunto de profesores de la ORTVE dirigidos por José María Franco Gil. La partitura había sido editada antes del estreno por la Editorial Alpuerto, y al poco fue llevada al disco en un doble LP del sello RCA, junto con las cuatro obras finalistas, completándose la cara que me había correspondido con el Epílogo del misterio, para mezzosoprano y piano, sobre un texto de José Bergamín.
Crucifixus fue escrita en septiembre de 1978, justo a la vuelta de un primer curso de composición realizado en Santiago de Compostela unos días antes bajo la tutela de Carmelo Bernaola, que supuso un profundo cambio en mi forma, todavía incipiente, de buscar un lenguaje personal. Inicialmente escrita para 20 instrumentos de cuerda (8 violines, 6 violas, 4 violoncellos y 2 contrabajos), fue el propio Bernaola quien me sugirió que incluyera una parte de piano, con el fin de crear un contraste a la sonoridad uniforme de las cuerdas.
El hecho de que aquella edición del Concurso "Trofeo Arpa de Oro" estuviese dedicada a la memoria de Conrado del Campo me sugirió, como homenaje directo, trabajar una densa textura polifónica a través de un fugato a ocho voces a partir de la célula conocida como "crucifixus". Recordemos que este término procede del Credo latino, y que fue muy utilizado en el barroco para recrear musicalmente la representación de una cruz, mediante un giro de cuatro notas (do-si-mib-re) en el que se enlazan imaginariamente con un trazo los sonidos primero y cuarto, y con otro el segundo y el tercero. El intervalo de cuarta disminuida central confiere al diseño un especial carácter doloroso. En relación con la referencia a la cruz lo encontramos en Bach (¡"Crucifícale!" , de La Pasión según San Mateo), así como en alguna misa de Johann Kaspar Kerll y en otros autores de la época. Y especialmente significativo para mí fue su empleo como sujeto de la Fuga nº 4 de El Clave bien temperado, que trabajé en profundidad durante aquellos años, en las clases de clave que recibía de Genoveva Gálvez.
En Crucifixus el diseño es también sujeto de un fugato inicial, pasando a desempeñar un papel importante en las secciones posteriores, de textura muy distinta, inspirando tanto los aspectos armónicos como melódicos de la pieza, en los que interviene de forma destacada.
En el año 2008, Crucifixus fue incluida en el CD "Retrato", primer número de la colección de música contemporánea española e iberoamericana de la Fundación BBVA, en versión de la Orquesta Iuventas dirigida por José Luis Temes.

José Luis Turina

Enlace YouTube



Primera página de la Crucifixus